Webmix “S for School”

A continuación propongo una estrategia de trabajo para trabajar el área de Lengua Extranjera –inglés- con una webmix en 1º de Educación Primaria. En primer lugar explicaré cómo funciona la webmix, su justificación y su organización, y a continuación podréis … Sigue leyendo

Sparklebox, la web estrella de los maestros de Reino Unido

¿A tu hijo le gustan las marionetas? ¿Tus alumnos se hacen un lío con las fracciones? ¿En casa os encanta hacer manualidades con vuestros hijos? Aquí os presento la que es para mí la mejor web de materiales educativos descargables.

En marzo de 2009 tuve la suerte de conseguir una beca de la Universidad Autónoma de Madrid para trabajar un mes en un colegio de Maidstone (Inglaterra) dentro de mi programa de prácticas de Magisterio. El colegio, sin ser nada del otro mundo, a mí me enamoró. ¿Por qué? Porque no quedaba ni un hueco libre en las paredes: todo estaba lleno de materiales educativos como pósters, esquemas, dibujos, murales o pirámides de palabras. Mirase donde mirase, había algún material visual que me estaba enseñando algo: ortografía, cadena de alimentación de los animales, ciclo del agua…Vencí la vergüenza y le pregunté a Miss Newland, la profesora que me tutorizaba, de dónde salían tantas ideas, tantos murales y tantos gráficos, y la respuesta fue simple: TODO lo habían descargado de www.sparklebox.co.uk

Tanto si eres padre o madre, como si eres maestro, profesor de instituto, psicopedagogo, psicólogo, monitor de ocio y tiempo libre, tienes una ludoteca o simplemente tienes niños o adolescentes a tu alrededor que están aburridos o no entienden algo del colegio, no dejes de visitar la página. Tienen caretas, cuentos, abecedarios, fracciones, palabras, listas de ortografía, banners para jugar a juegos de rol, marionetas de dedo, hojas para dibujar con bordes temáticos, unir los puntos, muñecos articulados, tablas de recompensa…todo GRATIS, FÁCIL de descargar y LEGAL, sin SPAM, sin VIRUS y sin REGISTRARSE. Eso sí, todo está publicado en inglés, pero como es muy intuitivo, no hay problema.

Además, Sparklebox está en Twitter (@sparklebox) y tienen una cuenta activa con tuits muy variados:

SparkleboxenTwitter

Por último, recuerdo que cuando estamos en la red, creamos una identidad digital. Esta identidad nos retrata y crea una imagen de nosotros en Internet, por lo que es importante ser cautos y reflexionar sobre nuestras aportaciones. Debemos, por tanto, usar Internet con respeto, de manera segura y de forma responsable. Por ello, dejo aquí una imagen que he creado con buenas prácticas para utilizar en Twitter:

buenasprcticasentwitter

 

Términos confusos relacionados con la Atención a la Diversidad

Cuando te dicen que en clase tienes un alumno con Necesidades Educativas Especiales, es normal que te asalten mil dudas. En este post vamos a intentar aclarar el significado de muchos términos que oirás, leerás y que deberás utilizar, para aclarar a qué se refiere cada uno y evitar un mal uso de los mismos. Dominar estos términos es fundamental si queremos ser correctos a la hora de tratar estos temas, evitando así confusiones e incluso ofensas.

En primer lugar, adelantar que, bajo el marco legal que nos ampara actualmente, lo correcto no es hablar de Educación Especial sino de Diversidad, pues nuestro alumnado es diverso, cada alumno es único y todos ellos pueden requerir una especial atención en algún momento de su vida o en áreas concretas, estén o no diagnosticados por un médico o psicólogo. Por lo tanto, Educación Especial no, Atención a la Diversidad, sí.

¿Qué profesionales hay detrás de un ACNEE (Alumno Con Necesidades Educativas Especiales)? De manera muy resumida, antes de que ese alumno llegara a ti, ha ocurrido lo siguiente: primero un médico ha descrito el trastorno que padece, es decir, ha dicho qué le pasa. Después, el Centro Base que le corresponde a la familia ha establecido su discapacidad, indicando cuánto incide ese trastorno en sus capacidades. Más tarde, el orientador del centro ha establecido unas necesidades educativas especiales para el niño, donde explica qué necesita para poder aprovechar al máximo el servicio educativo al que tiene derecho.

La Educación Especial ha pasado por distintas fases a lo largo de la historia. Brevemente explicaré cada una para así poder empezar a identificar algunos términos:

– Hasta el s. XIX el concepto que existía hacia este colectivo era el de EXCLUSIÓN, lo que implica que estas personas eran excluidas de la educación completamente, pues se creía que no eran capaces de sacar provecho del sistema educativo.

– Entre los s. XIX y XX este concepto cambió por el de SEGREGACIÓN. Todos los niños tenían derecho a la educación, pero los profesionales se centraban en el déficit de ciertas personas para realizar programas educativos especiales con un marcado carácter rehabilitador, al margen de la educación general, pensando que de esta forma mejorarían su déficit. Aunque este concepto ya no se utiliza en España porque implica una marginación, creo que aún subyace en las actuaciones de algunas personas.

– A partir de 1960 se empezó a hablar de INTEGRACIÓN: las personas con necesidades educativas especiales se integran en el sistema educativo general y se establece una serie de actuaciones para garantizar que puedan acceder a los aprendizajes, y no vulnerar así un derecho constitucional. Se entiende que los alumnos van al colegio a aprender, y se trabaja para que así sea.

– A partir de 1990, el término que se utiliza para explicar la situación de este colectivo dentro del sistema educativo es el de DIVERSIDAD. La manera en la que se trabajaba desde el enfoque de integración no estaba siendo efectiva, por lo que surge la necesidad de cambiar el enfoque para señalar que educar en la diversidad es dar a cada alumno lo que necesita.

Es probable que no se entienda bien la diferencia entre integración y diversidad. Integrar significa tener dos grupos diferenciados y desiguales (alumnos con discapacidad y alumnos sin discapacidad), y acoger al grupo con menos oportunidades en el grupo denominado “normal”, modificando para ello metodologías, currículo, instalaciones, etc. Atención a la diversidad está por encima de todo eso, y da por hecho que la escuela es para todos y que cualquier cosa que se haga en el centro educativo debe ser accesible para cualquier alumno, por lo que ya no es necesario incluir a nadie en ningún sitio ni modificar nada, pues todo lo que se elabora ya es válido para la totalidad del alumnado. Quizá con un ejemplo pueda explicarme mejor. Veamos:

– En una clase de 2º de Primaria tenemos un alumno con Síndrome de Down (SD) que necesita un calendario visual de las actividades del día para poder establecer un orden de acción, conocer la secuencia de actividades que va a seguir y controlar así su comportamiento en función del programa, mejorando su autonomía. Desde un enfoque integrador, la mayoría de maestros elaboraría dicho calendario en el mes de octubre o noviembre, y lo utilizaría de manera directa con el alumno con SD, sintiéndose muy satisfecho porque ese alumno comprende qué actividad le toca hacer después y sabe qué tiene que hacer para prepararse. Desde un enfoque de atención a la diversidad, ese calendario existiría en todas las aulas de Ed. Infantil y Ed. Primaria, y se usaría con todos los alumnos desde el primer día de clase de manera rutinaria, pues se trata de un recurso que también es muy útil con todo el alumnado para que sean capaces de organizar el día, trabajar la secuenciación temporal, adelantar acontecimientos, recordar las etapas de la jornada, etc., además de tratarse de un material que específicamente ayudaría a otros alumnos con discapacidad y alumnos con déficit de atención, alumnos dispersos, inmaduros, inseguros, etc.

Además de “exclusión”, “segregación”, “integración”, “inclusión”, y “atención a la diversidad”, existen otros cuatro términos que también provocan confusión: “enfermedad”, “deficiencia”, “discapacidad” y “minusvalía”. Según la Clasificación Internacional de Deficiencia, Discapacidad y Minusvalía publicada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la enfermedad produce deficiencia, la cual puede provocar directamente minusvalía o previamente discapacidad, que puede acabar también en minusvalía.

ENFERMEDAD: es una alteración de la salud.

DEFICIENCIA: es una pérdida o anormalidad de una estructura o función psicológica, fisiológica o de la anatomía (anormalidades del cuerpo, de la apariencia o de un órgano).

DISCAPACIDAD: debido a una deficiencia, se produce una restricción o ausencia de la capacidad de realizar una actividad de manera normal.

MINUSVALÍA: es una situación desventajosa para la persona, como consecuencia de una deficiencia o una discapacidad, que limita o impide desempeñar un rol normal en la sociedad. Depende de la interacción entorno-persona.

Una de mis profesoras en la universidad me aclaró las dudas sobre la diferencia entre estos términos con estos dos ejemplos:

Una persona miope tiene una enfermedad, miopía, que altera su salud. Tiene, por tanto, una deficiencia, pues sus ojos no son capaces de ver correctamente en la distancia. Sin embargo, esa deficiencia no le provoca discapacidad, pues al llevar gafas no se le restringe su capacidad de ver de manera normal, ni tampoco le provoca una minusvalía, pues el llevar gafas no le sitúa en una situación desventajosa dentro de la sociedad, pues no le impide desempeñar su rol social.

Otro ejemplo sería el del físico británico Stephen Hawking, quien ya siendo estudiante de postgrado en la universidad, comenzó a desarrollar los síntomas de la esclerosis lateral amiotrófica, enfermedad motoneuronal que ha paralizado casi la totalidad de su cuerpo. Es evidente que este hombre tiene una enfermedad que le provocó una deficiencia y ésta a su vez una gran discapacidad, pero no consideraríamos que es un minusválido, ya que su situación nunca fue ni es desventajosa socialmente, ni le ha limitado poder desarrollar su rol social de manera normal (se ha casado dos veces, tiene tres hijos, éxito de ventas de sus publicaciones, trabajó como profesor de universidad hasta su jubilación, tiene numerosos reconocimientos a nivel mundial y sus recursos económicos le permiten pagar a alguien que le ayude a salir de su casa cuando él quiera y viajar dónde y cuándo quiera).

Sin embargo, una persona con una discapacidad mucho menor que Stephen Hawking, que viva en un tercer piso sin ascensor, que necesite una silla de ruedas para poder moverse y que no tenga a nadie que le cargue para utilizar las escaleras hasta la calle ni pueda pagar un servicio que le acompañe, no podrá salir a la calle durante años, y su minusvalía será mucho más acusada.

Para más información sobre estos temas, podéis leer el Informe Mundial de la OMS sobre Discapacidad en:

http://www.who.int/iris/bitstream/10665/75356/1/9789240688230_spa.pdf


 

Modificación de conducta

Modificación de conducta

Uno de los mayores problemas que se encuentran los maestros en el aula son los problemas conductuales que interfieren en el aprendizaje del alumno y no le permiten desarrollar al máximo su potencial. La mayoría de las veces, y sobre todo si se está trabajando con cursos de Ed. Infantil, las conductas básicas que facilitan el aprendizaje no las han adquirido, y es responsabilidad del maestro tutor trabajar para establecerlas, pues no podemos olvidar que la etapa de Ed. Infantil se considera una etapa preventiva. Por todo ello, debemos adelantarnos a posibles dificultades de aprendizaje y comenzar a establecer límites y modelos de actuación que favorezcan una correcta dinámica de enseñanza-aprendizaje.

Los programas de modificación de conducta no sólo se utilizan en casos considerados “problemáticos” por la gravedad de la situación, sino que es aconsejable utilizarlos antes de que aparezcan situaciones conflictivas, como medida preventiva y usando el programa de manera positiva para enseñar y no para corregir. Estos programas son útiles en cualquier etapa educativa, siempre y cuando se sepan adaptar las tareas, las recompensas y el material a la edad e intereses de nuestros alumnos.

Un programa de modificación de conducta en el aula debe ser elaborado con el apoyo de un psicólogo, psicopedagogo u orientador, pues se necesita un trabajo previo de observación, análisis del contexto, establecimiento de rutinas, etc. Es muy importante tener en cuenta los siguientes aspectos para que el trabajo sea efectivo y no consigamos el efecto contrario:

– Analizar qué conductas queremos eliminar y por qué. Siempre establecer la conducta que queremos que se siga en su lugar (no podemos decirle a un niño que no haga algo y no darle la alternativa de lo que debe hacer).

– Observar el contexto y ver qué factores influyen en la realización de esa conducta (falta de organización, actitud del maestro, etc).

– Establecer pocas conductas a modificar, acorde con la edad del niño. Es mejor ir poco a poco, eliminando aquéllas que consideremos más disruptivas, e ir cambiándolas por otras más específicas a medida que avancemos.

– Ser claros y cumplir con nuestra parte. Debemos crear confianza en el alumno, de manera que él sepa cuáles son las consecuencias que tendrán sus actos, tanto positivas como negativas, y acotar muy bien qué consideramos mala conducta y buena conducta, para que no haya malos entendidos. Siendo siempre fieles a la norma acordada hacemos que el alumno se sienta más seguro, pues conoce las consecuencias de lo que ocurrirá según sus actuaciones y esto le permite prever qué ocurrirá.

– Consensuar los premios. El programa de modificación de conducta no es un castigo, sino un acuerdo donde se establece un premio por los logros conseguidos. Si un día no hay logro, no hay castigo, simplemente el premio está más lejos de conseguirse.

– Darle la importancia que se merece dentro del aula, creando un lugar específico donde poder mostrar las tablas de objetivos de los alumnos. Si nosotros, como maestros, lo valoramos dotándolo de un espacio físico y de un tiempo de atención dentro del aula, los alumnos también lo valorarán.

Al principio de este artículo, en color morado y con el título “Modificación de Conducta” figura un link con varios materiales para llevar a la práctica un programa de modificación de conducta. Se pueden usar para objetivos diarios, o una tabla para cada objetivo o como referencia para crear un material más acorde con el grupo de alumnos con el que se trabaje. Cada vez que se cumpla el objetivo se coloca una pegatina, un sello o se hace un dibujo en uno de los cuadrados, de manera que visualmente es muy fácil comprender qué días se ha conseguido el objetivo y cuántos días quedan para conseguir el premio.

Es importante que cuando se coloquen las pegatinas se explique por qué un niño la ha conseguido o por qué no, dando entonces la explicación de cómo sí podría haberla conseguido. Por ejemplo, si estamos buscando que los alumnos sean autónomos a la hora de ordenar sus libros de texto en sus casilleros y comprobamos si al final del día se ha conseguido, explicaremos al alumno que no ha cumplido el objetivo fijado cómo debería haberlos colocado (“este libro es muy grande y si lo pones aquí tumbado, el resto ya no caben de pie y los tienes que dejar también tumbados y desordenados. Es mejor si pones el libro grande en este lado y así te queda espacio para colocar los demás en orden, sin que se arruguen. Además, si guardas el estuche abierto, los bolígrafos se caen y mañana cuando cojas el estuche te faltará algún bolígrafo y tendrás que levantarte al casillero, molestando a tus compañeros que ya estarán concentrados trabajando. Estoy segura de que mañana lo harás mucho mejor, y si necesitas ayuda, pídemela y juntos lo haremos muy bien“). No debemos dar por hecho que ya saben cómo hacerlo, por mucho que nos parezca “lógico” o “de cajón”. Nuestra actitud debe ser positiva, de ayuda y de comprensión, pero sin saltar los límites o normas que hemos acordado, pues sería injusto para los demás.

Por último, sería aconsejable convocar una reunión de padres para explicarles el programa y pedirles su colaboración, para que ellos también le den importancia y pregunten en casa por los objetivos cumplidos, valorando el esfuerzo de su hijo. Asimismo, aquellos maestros que entren en nuestra clase deben saber que se está realizando este programa para respetarlo o incluso colaborar con nosotros.